Sangre sintética

Sangre sintética

 

El futuro de las transfusiones pasa por la capacidad científica de crear sangre sintética, ésto provocaría depósitos de sangre interminables que ayudarían a toda la población mundial, pero más ampliamente a países en desarrollo donde habitualmente mueren seres humanos por falta de unidades de sangre durante emergencias (accidentes, partos, urgencias médicas...) y donde no sólo existe escasez, sino además en gran parte de las transfusiones no se realizan pruebas para la detección de enfermedades infecciosas, muchas de ellas letales para el ser humano en países subdesarrollados (VIH, Hepatitis, malaria, etc...), debido todo ésto no sólo a falta de recursos, sino de protocolos y políticas sobre hemoterapia, fundamentalmente en zonas de toda África, Europa Central, Asia Cental y Meridional y Sur Oriental llegando hasta la cifra de 4 millones de personas infectadas por VIH en 31 países, mediante sangre contaminada (Información de la Organización Mundial de La Salud).

¿Cómo? Científicos Británicos, Japoneses y de otras partes del mundo, creen posible su fabricación a partir de células madre embrionarias, a través de las cuales sería posible desarrollar unidades de sangre O Negativa (Donante Universal), este grupo sanguíneo tiene la capacidad debido a su carencia de aglutinógenos A y B de ser transfundido a cualquier paciente sin riesgo a provocar una reacción hemolítica.

¿El proceso? Se trata de un árduo proceso a través del cuál es necesario imitar al completo la capacidad de la sangre, ésta última cumple múltiples funciones (transporte de oxígeno, regulación temperaturas, transporte de hormonas, equilibrio de ácidos y bases, extracción de los productos de desecho, etc...), por lo que es necesario crear un compuesto que imite al completo cada una de sus funciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Ventajas? Recursos ilimitados, transfusiones exentas de enfermedades, erradicación de millones de contagios de enfermedades infecciosas letales a nivel mundial, amplio acceso, rapidez y fiabilidad, son las características fundamentales, pero además, tras la capacidad de crear sangre artificial a partir de células madre, se abriría el campo científico a operar con ellas e investigar la forma adecuada de curar múltiples enfermedades, cáncer, parkinson, alzheimer (investigaciones que ya están en desarrollo actualmente, al igual que la sangre artificial).

¿En cuánto tiempo? Se cree que es posible en un período de tiempo no muy lejano, aunque no serían aplicables hasta después de un largo período de testing, al menos 5-10 años. Son procesos largos en los que no sólo es necesario llegar a solución óptima, sino que, además es necesario realizar todas las pruebas necesarias para conocer su comportamiento en múltiples situaciones, teniendo en cuenta todas las variables posibles.

No deja de existir una amplia controversia por el uso de las células madre embrionarias de manera científica o terapéutica, a partir de ellas se podría crear no sólo sangre artificial, sino células cardíacas, cerebrales, piel, curas a enfermedades crónicas o al cáncer, pero existen colectivos que aluden a razones éticas para evitar su uso en investigaciones científicas al exigir su manipulación.

Lo cierto es que se trata de células con un enorme potencial y se conformarán como el pilar básico de la medicina futura, sólo el tiempo y los científicos podrán demostrar su viabilidad y la distancia justa entre la ética y la ciencia.

¿Y tú qué opinas? Estás a favor de su uso científico y el descubrimiento de nuevas técnicas terapéuticas y de grandes avances médicos o por el contrario defiendes las razones éticas por las que no debería estar permitido investigar con las células madre y modificarlas.

Imagen de beatriz_fernandez
Beatriz Fernández Suárez
Diplomada en Trabajo Social. Técnico Especialista en Laboratorio.